¿Cómo es el guarda de seguridad perfecto?

  • Vigilante

¿Cómo es el guarda de seguridad perfecto?



Vigilante



Un vigilante es un hombre lleno de valores y aptitudes que lo destacan como ser humano, un guarda de seguridad trae desde el seno de su hogar los modales, la capacidad de servir y proteger la vida de las personas.

Las características principales del vigilante ideal es que cuente con facultades como la tranquilidad, amabilidad y la disposición de ayudar al prójimo. Un guarda de seguridad perfecto es el hombre que tiene el don de servir a la comunidad.

La palabra vigilante implica gran cantidad de responsabilidades, es por esto que antes de ser contratados deben pasar por una serie de pruebas para determinar si su personalidad y sus intereses se ajustan al perfil ideal de un guarda de seguridad.

Las profesiones más delicadas son las que llevan consigo la responsabilidad de proteger vidas, es por esto que se debe hacer un proceso complejo de selección. Al igual que en el ejército y la policía antes de ser incorporados, los prospectos deben pasar por exámenes médicos, pruebas físicas y test de personalidad que determinan sus rasgos de conducta. Lo mismo ocurre en las empresas de vigilancia en donde se deben hacer procesos de selección rigurosos como los que se describen a continuación.

Proceso de selección

Para saber si la persona que se presenta para el cargo de vigilante es apto para el servicio, debe pasar por las siguientes pruebas:

-Pruebas psicológicas: este tipo de pruebas se divide en dos: pruebas psicométricas, por medio de las cuales se ponen en evidencia los rasgos de personalidad, la inteligencia y las habilidades; y las pruebas proyectivas que se inclinan hacia los deseos, las inseguridades y las motivaciones de la conducta de los aspirantes.

-Test de personalidad: buscan averiguar los rasgos de su carácter, para saber si su personalidad tiene compatibilidad con la actividad que va a desarrollar.

-Polígrafo: la prueba de poligrafía se aplica mediante un aparato que mide algunas reacciones fisiológicas que emanan desde el cerebro, que al compás de su registro las va imprimiendo en láminas de papel. El uso clave del polígrafo es saber si las personas dicen la verdad o no, sobre aspectos determinantes en su contratación.

-Revisión de documentos: la verificación de documentos es indispensable en una prueba de selección, ya que por medio de estos se puede confirmar la identidad de la persona y sus antecedentes, además de evitar suplantadores e infiltrados.

-Visitas domiciliarias: estas visitas se realizan al candidato con el fin de verificar su núcleo familiar, su nivel socioeconómico y su modo de actuar en su entorno familiar, todo esto con el fin de verificar su posible conducta en el entorno laboral.

Perfil profesional del guarda

Debe ser una persona valiente, llena de valores, porque tendrá contacto todo el tiempo con personas externas y además debe ser una persona preparada. Según la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada, las personas que ejerzan la labor de guarda de seguridad deben realizar un curso que dura 200 horas, en donde reciben capacitación sobre temas de interés como salud ocupacional, normatividad legal, ética, procedimientos de vigilancia, relaciones humanas y liderazgo.

Normalmente resultan favorecidos en los procesos de selección, hombres y mujeres que tienen responsabilidades en la ciudad donde viven, porque generan arraigo con ese lugar y no están planeando siempre el regreso a su tierra a ver a los suyos, lo que les dará mayor tiempo y disposición para hacer bien su trabajo.

Por otro lado, las grandes empresas prestadoras de servicios de seguridad se fijan en la experiencia, por lo tanto, la persona debe demostrarla en diferentes entornos; haber estado en conjuntos residenciales, en empresas, en lugares de atención a público y haber salido de todos ellos con buenas recomendaciones.

Responsabilidades de un vigilante

-Proteger.

-Mantener el orden.

-Ser guardián de las normas que se rijan en el lugar que presta servicio.

-Dar seguridad a la personas.

-Infundir respeto, para forjar un ambiente seguro.

-Reportar ante las autoridades infracciones a la ley.

-Vigilar las cámaras de seguridad, en conjuntos residenciales.

-Comprobar la seguridad de puertas y ventanas.

-Dar acceso a los visitantes de un lugar.

-Prestar seguridad y bienestar a las personas que conforman su entorno laboral.

El lugar perfecto para aquel que es un gran vigilante, es una excelente empresa de seguridad privada, porque es allí donde tendrá la oportunidad de exponer al máximo sus propias competencias y donde le brindarán las herramientas, como capacitaciones e instrumentos que le permitirán llegar a la excelencia tanto en su desempeño laboral, como en su desarrollo humano.

Si quieres obtener más información que contribuya a tu seguridad y bienestar, puedes ingresar al siguiente link: www.seguridadsuperior.com

No hay comentarios

Agregar comentario